La artista iraní Golsa Golchini combina técnicas de pintura analógica y digital para crear mundos en miniatura de agua y hielo. Montículos texturizados de pintura acrílica forman olas y pendientes tridimensionales.

Las pinturas digitales de pequeñas figuras se agregan a los paisajes abstractos a través de transferencias de tinta, con detalles adicionales aplicados a mano. Las pinturas son simples por diseño porque eso es lo que el artista dice que el mundo necesita en este momento.

Las sombras agregadas debajo de las transferencias planas, así como las sombras naturales en la pintura elevada, dan la ilusión de que los nadadores y esquiadores están entrando físicamente en los entornos aislados de Golchini. La paleta de colores limitada y las poses de personajes similares le dan al cuerpo de trabajo un tema divertido y unificador.

«Mis obras de arte son mi forma de comunicarme con el observador sobre las cosas de la vida cotidiana que todos tenemos en común«, dijo Golchini en un comunicado. «Aunque las obras de arte son simples, generalmente expresan situaciones desafiantes«.

GOLSA GOLCHINI INSTAGRAM