El artista de graffiti portugués Vile utiliza sus latas de aerosol como cortadores láser, con las que “talla” su nombre sobre piedra y concreto. Su técnica hiperrealista, le permite crear ilusiones ópticas donde su nombre parece agujerar estos muros.

 Tiene un difícil reto a la hora de igualar los colores, ya que debe seleccionar cuidadosamente su paleta para que esta ilusión sea convincente. Por ejemplo, en uno de sus graffitis, la palabra VILE muestra lo que hay detrás de los muros de una casa abandonada, donde tuvo que retratar con detalle el interior de la habitación en ruinas y recrear las luces de manera exacta.

VILE’S INSTAGRAM