La nueva serie de esculturas de Nathan Vincent, nos muestra los clásicos juguetes de guerra que solían regalarnos cundo éramos niños, pero hechos de tejidos de ganchillo. El trabajo del artista abarca desde armamento portátil hasta instalaciones de sala completa como «Locker Room«. Cada una analiza la sexualidad y el género en todas las etapas de la vida.


La serie «Boy Toy» busca demostrar estas normas que implicamos a los niños a través de los juguetes que les regalamos, mostrando cómo los condicionamos inconscientemente. «Cada uno de estos juguetes de guerra endorsaba la agresión y abrazaba el deseo de poder» dice el artista.


La misión de Vincent es cuestionar continuamente las ideas estereotípicas, a través de un medio que es familiar e incómodo, similar conceptualmente a las construcciones de género.

NATHAN VINCENT’S WEBSITE