Las fotografías infrarrojas tienen un halo misterioso que nos permite ver cosas que a simple vista no veríamos. Eso es lo que Pierre-Louis Ferrer nos trae en esta ocasión. Las fotografías de Dordoña Francia, hacen que parezca un lugar irreconocible.

 Para esta serie especial, Ferrer utilizó una técnica infrarroja que le permitió capturar el paisaje en brillantes amarillos.

PIERRE-LOUIS FERRER’S WEBSITE