La artista Ani Abakumova nos presenta estos intrincados retratos hechos de miles de líneas. Ella, junto a su esposo matemático Andrey , generó un algoritmo que toma las fotografías, las analiza y las transforma en coordenadas para ser seguidas por los hilos, y poco a poco y dotando de tonos a los retratos.

 Un dato interesante es que por cada retrato se utilizan más de 8,000 líneas de hilos, unos 4 kilómetros de longitud, que son entrelazados y superpuestos en distintas capaz, dotando de sombra y colores a las piezas.

 

ANI ABAKUMOVA’S INSTAGRAM