Desde patatas fritas hasta botellas de coca cola, la artista polaca Alicja Kozlowska ha transformado artículos cotidianos en esculturas de fieltro elaboradas con delicadeza. Inspirado por el consumismo y los objetos comunes que la rodean, el objetivo del trabajo de Kozlowska es transmitir que el arte está contenido incluso en los objetos más mundanos.

Para hacer las piezas, Kozlowska borda varios materiales para hacer réplicas exactas de objetos domésticos con una estética pop art. Desde etiquetas, periódicos, papel de aluminio, hasta fieltro y tela, el resultado son esculturas curiosamente táctiles. Después de crear las piezas, la artista las lleva al público posicionadas imperceptiblemente al lado de sus modelos de la vida real, las esculturas de fieltro tienen la intención de hacer que los consumidores reconsideren estos artículos que damos por sentado.

«Me gustaría popularizar y cambiar la percepción de la tela, que también puede convertirse en una obra de arte. cada trabajo requiere de mi compromiso y paciencia, es único, creado espontáneamente sin un patrón específico y en un ataque de inspiración. Trabajar con material es mi pasión. Intento hacer que cada una de mis obras sea única y estimular la imaginación del espectador «, dice la artista, Alicja Kozlowska.

ALICJA KOZLOWSKA WEBSITE