Drop-a-Pin es el nombre del dúo marido y mujer que ha hecho de su pasión por la arquitectura un negocio de pines de esmalte. Algunos de los edificios más reconocidos del mundo se convierten en ilustraciones 2-D para luego pasar al mundo real en forma de estos detallados pines.

 Visitando muchas ciudades en sus viajes desde Tokio hasta Sídney, tomaron inspiración con estos edificios con los que ya estaban familiarizados por sus estudios de arquitectura y los transformaron en minimalistas piezas de pocas líneas y una paleta de color reducida que resultaron estos cool pines esmaltados.

DROP-A-PIN’S INSTAGRAM