Nueva York se ve otra vez más animada gracias a Lewis Miller, el diseñador botánico se dedica a montar delicados y coloridos arreglos florares en ordinarios rincones de la ciudad. Hace unos años ya Miller decoró varios botes de basura como voluminosos floreros, que rebasaban de color y exuberante vegetación.

 En su más reciente instalación transformó una cabina telefónica del lado oeste de Manhattan en una explosión de flores y colores que se derrama desde el interior de la cabina.

 Miller explica que este flash floral es un regalo para los habitantes de Nueva York, que busca crear una respuesta positiva y emocional a través de las flores, ver las reacciones de las personas y contagiar la buena onda.

LEWIS MILLER’S WEBSITE